UGT y CCOO consideran que la actuación judicial ha sido "desproporcionada" y critican el "abuso" que se ha hecho de la prisión preventiva

12/04/2018
UGT, CC.OO, Òmnium y ANC convocan una manifestación el 15 de abril en defensa de los encarcelados

 

 

UGT y CCOO han publicado este miércoles una declaración conjunta en la que explican su posición en Cataluña ante la manifestación del próximo 15 de abril en defensa de los presos soberanistas, que recorrerá el centro de Barcelona bajo el lema '¡Os queremos en casa!". Una marcha que ha sido convocada por la representación de ambos sindicatos en esta comunidad autónoma, junto a Òmnium Cultural y la ANC, entre otras organizaciones y entidades.

En el comunicado, ambas centrales exigen al Gobierno y a las fuerzas independentistas que renuncien al "inmovilismo" y al unilateralismo" respectivamente.

Asimismo, cargan duramente contra "la inacción del Gobierno" que, dicen, tras la aplicación del artículo 155 de la Carta Magna "no ha tomado ninguna iniciativa para abordar políticamente la situación", "ni parece", añaden, "por la labor de hacerlo". Además, consideran que "las consecuencias de la actuación judicial ante las decisiones tomadas en los últimos meses (ley de desconexión, DUI), si bien eran previsibles, han sido desproporcionadas en la tipificación de algunos delitos así como en el abuso de la utilización de la prisión preventiva".

Además, recuerdan que desde el inicio del conflicto siempre se han pronunciado a favor de encauzar "políticamente" el conflicto "a través del diálogo". Por eso, advierten de que han propuesto "una reforma constitucional" que dé respuesta a las aspiraciones de mayor autogobierno "en el marco de un Estado Federal".

Asimismo, justifican su participación en la manifestación convocada 15 de abrilen la necesidad de construir puentes de encuentro "entre la sociedad plural catalana y la llamada a la normalidad institucional, política y judicial". Además, insisten en que su participación en ningún caso puede confundirse con su apoyo al 'procés', ya que, aseguran, no comparten "ni el objetivo, la independencia, ni la estrategia, la proclamación unilateral, que persiguen y promueven las fuerzas independentistas". Estrategias, concluyen, "que todos sabíamos que acarrearían consecuencias jurídicas".

Ambos sindicatos se muestran críticos con las causas judiciales abiertas contra personas "que hasta hace poco tenían altas responsabilidades institucionales", puesto que, afirman, "tienen importantes consecuencias sociopolíticas". "Pueden incluso tenerlas", añaden, "sobre el rigor del sistema judicial español si es desautorizado en instancias europeas".

Por eso, exigen que de forma "urgente" se conforme un Gobierno en Cataluña "dentro del marco Constitucional y Estatutario". Primero, señalan, "porque es necesario recuperar el autogobierno dejando de aplicar el artículo 155 de la Constitución; segundo, para que ese Gobierno se ocupe de los problemas de la gente (paro, desigualdad, precariedad, calidad de servicios públicos...); y tercero, para dejar atrás el llamado 'procés' y abrir una etapa de diálogo político. Diálogo entre los partidos catalanes y sus instituciones en primer término, y con el Gobierno de España en segundo".

Pero para conseguir estos objetivos, ambas centrales sindicales son conscientes de que "hace falta un Gobierno en Cataluña y voluntad política en la Generalitat y en la Moncloa". Una voluntad que, a día de hoy, subrayan no parece "clara" por ninguna de las dos partes".

Por último, el comunicado recuerda que "el conflicto catalán no puede capitalizar toda la atención ni en Cataluña ni en el conjunto de España hasta el extremo de ocultar los problemas de las personas, como los salarios, las pensiones, la precariedad laboral, las políticas de igualdad o sociales o el restablecimiento de derechos".

Pérdida de afiliados

En una rueda de prensa celebrada con el objetivo explicar la movilización del próximo 15 de abril por las pensiones, las portavoces de CCOO y UGT Cataluña, Montse Ros y Laura Pelay, respectivamente, han expresado su preocupación por la división social que hay en Cataluña y que perciben en sus organizaciones.

"Hubo bajas en 2017. Más de 500 personas a lo largo de 2017, porque aproximadamente una mitad pensaba que éramos demasiado cercanos al independentismo, y los demás que éramos unionistas", ha explicado Ros, aunque ha añadido que pese a las bajas ha habido un crecimiento neto de afiliados este año pasado.

"Tenemos mucha más variabilidad (bajas y altas) por las contrataciones temporales", ha añadido este miércoles en declaraciones recogidas por Europa Press.

Pelay también ha admitido bajas en UGT Cataluña y ha dicho que "en un momento en el que la sociedad está polarizada, buscamos un mínimo común denominador, establecer puentes" entre los miembros de un sindicato plural.

 

 

Font i Foto: elmundo.es