Sonia Gumpert: "La especialización de los juzgados es el futuro de la Justicia"

25/04/2017

Sonia Gumpert, decana del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid, pide una transformación consensuada y duradera de la Administración de Justicia para solventar el conjunto de sus problemas.

 

Sonia Gumpert, decana del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid (Icam), lo tiene claro. "La especialización de los juzgados es el futuro de la Justicia española", afirma rotundamente. Aunque la letrada sabe que no se trata de una idea revolucionaria, también está convencida de que si se aplicara, el funcionamiento de la administración cambiaría radicalmente.

 

Gumpert mantiene que con un sistema de Justicia especializado y multidisciplinar, es decir, que asuma el conjunto de las disciplinas de cada jurisdicción, su funcionamiento sería mucho más eficiente y ágil.

 

Según explica a EXPANSIÓN justo antes de que arranque el segundo Congreso de la Abogacía Madrileña, "los jueces tienen que estar especializados como lo estamos los abogados. Los letrados hemos llevado a cabo esta evolución profesional en los últimos años pasando de ser profesionales generalistas a convertirnos en especialistas, puesto que es lo que demandan nuestros clientes, que acuden a nosotros con asuntos cada vez más específicos".

 

Mediante esta especialización, mantiene, los jueces simplemente darían respuesta a una realidad que es cada ves más compleja, lograrían tomar mejores resoluciones y éstas llegarían de manera mucho más rápida.

 

Concepción

 

El cambio, sin embargo, debería ser mucho más profundo. Gumpert afirma que lo que necesita la Administración de Justicia es "una transformación en su concepción", como lo propone el Consejo General de la Abogacía Española en su Pacto de Estado por la Justicia.

 

La decana del Icam asegura que, hasta ahora, el ministerio sólo ha ido parcheando los problemas del sector y que los nuevos presupuestos de Justicia "pueden servir para mejorar pequeños aspectos, pero nunca van a abordar una solución integral de esta Administración", que, según sus palabras, es lo que se necesita tanto en Madrid como en conjunto del territorio español.

 

Ciudad de la Justicia

 

"Hay que seguir investigando lo ocurrido con el plan anterior de la Ciudad de la Justicia para dilucidar todos los problemas acontecidos, pero eso no quita que se piense en un nuevo proyecto razonable y consensuado entre todos los actores de la Administración", asegura Gumpert. "En Madrid, hay 21 sedes judiciales con problemas estructurales y la intervención que hay que hacer es inmensa. Sería preferible hacer una inversión en una nueva Ciudad de la Justicia que, a largo plazo, será más rentable que un parcheo".

 

"Evidentemente, esto no será cuestión de unos pocos años ni de una única legislatura. Hay que repensar toda la Justicia en su conjunto y encontrar soluciones pactadas y duraderas, implicando no sólo al Gobierno sino también al conjunto de grupos parlamentarios, para que todo el mundo aporte su granito de arena en la construcción de una nueva Administración que acabe con las injusticias y desigualdades existentes actualmente", apunta.

 

Gumpert, en este personal repaso por los problemas y retos de la Administración de Justicia, no se olvida de destacar las constantes batallas abiertas en relación al turno de oficio o el delicado estado de las infraestructuras judiciales de la capital española. "Los abogados de oficio van de susto en susto. Primero fueron los baremos extremadamente bajos, luego los retrasos en los pagos de estos mismos y ahora han tenido que enfrentarse a una interpretación errónea de la Dirección General de Tributos en relación a la aplicación del IVA. Esta decisión, que se ha terminado solventando, ha generado un gran caos entre los letrados, porque iba en contra del ADN del turno y únicamente servía para desvirtuar este servicio público, mercantilizándolo".

 

En cuanto al mal estado de las sedes judiciales de la capital, Gumpert destaca la partida especial que la Comunidad de Madrid utilizará para realizar obras de mantenimiento en este curso, pero también lamenta que "se den pasos cuando estallan problemas como los ocurridos en Plaza de Castilla o Torrejón. La situación no es nueva y viene denunciándose desde hace años".

 

Balance

 

En cuanto al Icam, propiamente dicho, la decana hace un balance positivo de los cuatro años y medio que lleva en el cargo. "Teníamos ilusión por transformar el colegio, por corregir su rumbo, y creo que lo hemos logrado. Sin embargo, todavía queda mucho por hacer". Entre los asuntos que quedan por cerrar, Gumpert destaca el proyecto tecnológico del Icam, que pretende ser "una revolución, interna y externa, cambiar el sistema de comunicación entre los colegiados y servir para analizar mejor las necesidades del colectivo".

 


Mayor presencia y visibilidad

 

La decana del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid (Icam), Sonia Gumpert, no se olvida de hablar de la segunda edición del Congreso de la Abogacía Madrileña que arranca hoy en el Palacio de Congresos de Ifema. Este evento, que constará de dos días completos de conferencias, talleres y mesas redondas, pretende, según explica Gumpert, "conceder a la abogacía esa visibilidad que había perdido indebida e injustamente, puesto que la profesión no tenía una voz lo suficientemente fuerte y clara en correspondencia con el papel que los letrados tienen en el mundo de la Justicia". Para la decana del Icam, este tipo de eventos brinda al conjunto de letrados madrileños la posibilidad de decir en alto su realidad, mostrar cuáles son sus reivindicaciones y plantear ideas tanto sobre las posibles actuaciones que se deberían llevar a cabo en la Administración de Justicia como sobre la propia profesión. Gumpert también destaca que este foro será un espacio para la formación y evolución de los abogados. "En este segundo congreso se podrá escuchar a los grandes especialistas en cada materia, lo que servirá para guiar la transformación que necesita nuestro sector, para convertir, ofrecer y adaptar nuestros servicios. Hay que tener en cuenta que los letrados madrileños ya no sólo competimos con el resto de abogados españoles, sino que con la globalización, virtualmente, tenemos abierta una competición casi a nivel mundial, y por esa razón debemos ser los mejores siempre".

 

 

 

 

Font i Foto: expansion.com