La renovación del CGPJ y de algunos tribunales se hará con una fórmula criticada

03/02/2020

El Consejo General del Poder Judicial , el Tribunal Constitucional y el Tribunal de Cuentas son elegidos a propuesta de los partidos

 

Este es un dilema al que nadie encuentra solución. Es como esos problemas matemáticos a los que muchos se aplican, pero a los que no se acierta a hallar respuesta. ¿Cómo es posible evitar la sombra de la política en la justicia?

De entrada, la pregunta contiene un maximalismo que no es cierto. Si hay politización, esta alcanza a unos pocos niveles, si bien trascendentes, porque, para los otros, es inalcanzable. Por ejemplo, hay tres órganos en que sus integrantes son escogidos a propuesta de los partidos: el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), el Tribunal Constitucional (TC) y el Tribunal de Cuentas. Pero no es así para el resto de los estamentos: los partidos no intervienen para designar magistrados del Tribunal Supremo, o de las audiencias provinciales, o de los juzgados de instrucción. Es más, no hay vías directas para influir en sus decisiones: en las sentencias que dictan o en la forma de dirigir las investigaciones. Dicho de otra forma: si hay presiones es porque se pliegan a ellas.

 

Este es un dilema al que nadie encuentra solución. Es como esos problemas matemáticos a los que muchos se aplican, pero a los que no se acierta a hallar respuesta. ¿Cómo es posible evitar la sombra de la política en la justicia?

De entrada, la pregunta contiene un maximalismo que no es cierto. Si hay politización, esta alcanza a unos pocos niveles, si bien trascendentes, porque, para los otros, es inalcanzable. Por ejemplo, hay tres órganos en que sus integrantes son escogidos a propuesta de los partidos: el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), el Tribunal Constitucional (TC) y el Tribunal de Cuentas. Pero no es así para el resto de los estamentos: los partidos no intervienen para designar magistrados del Tribunal Supremo, o de las audiencias provinciales, o de los juzgados de instrucción. Es más, no hay vías directas para influir en sus decisiones: en las sentencias que dictan o en la forma de dirigir las investigaciones. Dicho de otra forma: si hay presiones es porque se pliegan a ellas.

 

 

La sombra de la política en la justicia


La sombra de la política en la justicia (Equipo De Infografía La Vanguardia)


Pero es cierto que existe un problema que arroja recurrentemente dudas sobre la imparcialidad de estos tres órganos citados, y es la forma de elección de sus integrantes, en las que interviene la política.

El CGPJ es el máximo órgano de gobierno de la judicatura. No juzga, pero tiene competencias muy importantes, como designar determinados cargos (como magistrados del Tribunal Supremo ) y la inspección y la función sancionadora de los jueces.

Desde que la Constitución estableció su existencia se abrió el debate, que se puede resumir con esta pregunta: ¿quién vigila al vigilante? Si lo hacía un órgano escogido únicamente por los jueces, se asomaba el posible inconveniente del corporativismo, de manera que se optó porque este trámite recayera en la soberanía popular, y esta descansa en las Cortes Generales.

 

El Consejo ya ha cumplido su mandato, lo mismo que cuatro magistrados del TC

La filosofía no estaba mal, pero la práctica la ha pervertido. Las Cortes están formadas por los partidos políticos, y estos no siempre han sido institucionales, sino parciales, en sus elecciones, de manera que el CGPJ se acaba convirtiendo en un Parlamento reducido, en el que sus integrantes se reparten dependiendo de las mayorías políticas que existen en cada momento y no siempre según capacidades.

 

Font i foto: La Vanguardia