¿Cuándo puede (y cuándo no) la empresa espiar mis correos?

06/09/2017
 
El TEDH fija que la empresa debe avisar al trabajador de que le investigará
Los protocolos telemáticos permiten hacerlo, pero bajo un buen número de condiciones

 

 

 

En enero del pasado año, el caso del ingeniero rumano Bogdan Barbulescu, despedido en 2007 por enviar desde el correo de la empresa mensajes de carácter personal y privado a amigos y familiares, llegó al Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo (TEDH). Entonces, la Gran Cámara falló en favor de la compañía, aludiendo que la vigilancia de las comunicaciones por parte del empleador había sido razonable en un procedimiento disciplinar. Hoy, sin embargo, el citado caso volvió a dar que hablar, cuando el mismo tribunal tomó la determinación de enmendar la decisión y dar la razón al trabajador.

 

¿Puede una empresa acceder a los correos de sus trabajadores?

 

Sí, la empresa puede vigilar los correos internos de sus profesionales, así como las redes sociales utilizadas desde los dispositivos facilitados por el empleador. Pero no de cualquier forma. Hay una lista de matices que, si se descuidan, pueden terminar quitando la razón a la compañía, como ha terminado ocurriendo en el caso de Barbulescu. El primer aspecto a tener en cuenta, explica el jefe del área de laboral del despacho Pérez-Llorca, Daniel Cifuentes, es que el trabajador debe ser consciente mediante un aviso previo de la empresa de que sus equipos pueden ser monitorizados, algo que el TEDH estima que no sucedió en el caso del ingeniero rumano, pese al despido previo de otra compañera por motivos similares. Pero no todo vale. “Ese control debe ser proporcional, necesario y lo menos invasivo posible, evaluando el choque entre el derecho del interés empresarial y la privacidad del trabajador”, apunta.

 

 

 

Font i Foto: cincodias.elpais.es